Ecologia - Revista El Leoncito

Nosotros

Consciente de que el éxito de su película Una verdad incómoda no es suficiente para lograr los objetivos ambientalistas que se ha propuesto desde hace ya varios años, Gore persiste en su propósito de hacer que el Gobierno estadounidense se comprometa a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (Estados Unidos es uno de los pocos países que todavía no han firmado el Protocolo de Kioto).

El activista ambiental está seguro de que “Podemos resolver la crisis del clima, pero hará falta un gran cambio en la opinión pública y en su compromiso… Las tecnologías existen, pero nuestros dirigentes no tienen todavía la voluntad política necesaria para tomar las enérgicas medidas que se requieren. Cuando oigan al pueblo estadounidense reclamando alto y claro un cambio, lo escucharán”.

A pesar de su derrota electoral frente a Bush en el año 2000 (en ese entonces Gore ya se había definido a favor de la ratificación de Kioto), no se puede decir que este hombre se ande con minucias. En su haber como defensor del medio ambiente cuenta con varios éxitos. Además de su Premio Nobel de la Paz, su documental Una verdad incómoda (An Inconvenient Truth) ganó el Oscar en el año 2007.

Y para esta nueva campaña contribuirá personalmente al presupuesto de la misma, donando todos los derechos de autor de su libro y película Una verdad incómoda, así como sus ingresos obtenidos por el Premio Nobel, de unos 800,000 dólares.

La campaña

La campaña se llama We (nosotros, en inglés), y tendrá una inversión de 300 millones de dólares durante sus tres años de duración. Fue presentada a principios de abril de este año por la Alianza para la Protección del Clima (Alliance for Climate Protection), la organización que preside Al Gore, y contará con videos de esclarecimiento, un sitio en Internet y mensajes publicitarios que serán difundidos en los horarios de las emisiones televisivas de mayor audiencia del país del Norte.

El primer anuncio resalta la lucha contra la amenaza de cambio climático y la pone a la altura de los grandes movimientos históricos de capital importancia, como la lucha contra el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, la lucha por los derechos civiles y la conquista del espacio. “Así como no esperamos para resolver esos problemas, tampoco podemos esperar para que otros solucionen la crisis climática mundial. Debemos actuar ahora”, dice el mensaje publicitario.

Personalidades muy conocidas por el público estadounidense pero enfrentadas ideológicamente unirán sus voces para poner el acento en la amenaza que nos plantea el cambio climático y la necesidad de definir severas medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entre estas “parejas de opuestos” que protagonizarán los anunanuncios televisivos están Nancy Pelosi, actual presidenta de la Cámara de Diputados y miembro del Partido Demócrata en la oposición, y Newt Gingrich, uno de los paladines de la “revolución conservadora” del Partido Republicano, quien también fuera presidente de la Cámara de Diputados de 1995 a 1999.

También el predicador y estrella de televisión Pat Robertson, voz popular de la derecha cristiana, saldrá en un spot junto a Al Sharpton, conocido líder religioso afroamericano: el riesgo del cambio climático es lo único que parece poner de acuerdo a aquellos que discrepan en casi todo.

Por otra parte, “Nosotros” quiere ser un plural realmente numeroso y se propone sumar diez millones de voluntarios a los objetivos de la campaña; para esto se apoyará, entre otros, en alianzas con diferentes ONG y sindicatos, como el de los trabajadores de la industria siderúrgica, uno de los más poderosos.

Al Gore compartió con el Panel Intergubernamental del Cambio Climático el premio Nobel de la Paz en el año 2007. El IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change, por sus siglas en inglés) es un grupo internacional creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y compuesto por más de dos mil reconocidos científicos de cien países; su objetivo es evaluar el riesgo de cambio climático originado por actividades humanas.

Este premio compartido le dio a Al Gore un espaldarazo formidable, haciéndole ganar mucha popularidad y credibilidad. Sin embargo, no aprovechó estas circunstancias para candidatearse como presidente para las elecciones de 2008 en Estados Unidos. Continuó con sus esfuerzos y generando alianzas con líderes de todos los bordes, para así llegar a todos los sectores sociales. Por ejemplo, logró sumar a varios líderes evangélicos, quienes generalmente no participan en campañas de apoyo al activismo ecologista.

“Podemos resolver la crisis del clima, pero hará falta un gran cambio en la opinión pública y en su compromiso”, asegura Al Gore.

Oportuno

Este esfuerzo de la Alianza para la Protección del Clima y de Al Gore llega en un momento oportuno: las elecciones presidenciales y legislativas que se celebrarán en noviembre de 2008 en Estados Unidos, donde la lucha contra el cambio climático se presentará como un tema importante de campaña, además de la guerra de Iraq y las crisis económica y de las hipotecas subprime.

Los dos aspirantes a la Casa Blanca –John McCain, republicano, y el demócrata Barack Obama– están de acuerdo con poner límites a las emisiones de gases de efecto invernadero y firmar el Protocolo de Kioto. Esto deja atrás la postura del actual presidente George W. Bush, quien no está de acuerdo con dictar leyes que fuercen a los industriales a reducir sus emisiones, argumentando que el costo de tales limitaciones sería muy negativo para la economía estadounidense.

McCain, el candidato oficialista, propugna un proyecto de ley de una reducción de 60 por ciento para el año 2050, mientras que el demócrata Obama va más lejos: propone un 80 por ciento de reducción para la misma fecha.

Esta nueva posición del próximo gobernante estadounidense abre las puertas a todas las esperanzas, y Gore confía que la política ambiental de Estados Unidos puede cambiar para bien, siempre y cuando los futuros funcionarios sientan la positiva y concienciada presión de sus conciudadanos.

Una verdad incómoda

An Inconvenient Truth es una película documental presentada por Al Gore y dirigida por Davis Guggenheim, que trata sobre el recalentamiento del planeta; la obra se hizo merecedora del Oscar al mejor documental en el año 2007. A su vez, An Inconvenient Truth es un libro cuyo autor es Al Gore y que alcanzó el primer puesto en la lista de best sellers del New York Times. Documental y libro presentan el mismo tema, aunque con distinta extensión: los riesgos que corre la humanidad y el planeta Tierra si no se detiene el calentamiento climático que se viene observando desde hace ya varias décadas.

leoncito-may-ago-08/img-portada-mayo-agosto-08.jpg
Consejo de dirección:
Abel Wachsmann, Rafael Menicucci, Teodoro Hidalgo
Consejo Editorial:
Teodoro Hidalgo, Ginny Taulé, Mario Pujols, Laura Calventi, Limay González, Raúl del León, María Mercedes
Editora Ejecutiva:
Ginny Taulé
Asistente Editorial:
María Mercedes
Colaboradores:
Mario Rivadulla, Miguel Guerrero, Roosevelt Comarazamy, Alejandro Castelli
Edición, diseño y producción:
L. Periche Agencia Creativa
Fotografías:
Francisco Manosalvas, Luis Nova, Istockphoto.com
Ilustración:
Kilia Llano
Publicidad:
Lourdes Cisneros
Impresión:
Editora AA
Ilustración de portada:
Maglio Pérez

El Leoncito es una publicación cuatrimestral registrada legalmente en la Secretaría de Estado de Interior y Policía con el Nº 892 del año 1965.
E-mail: el.leoncito@elj.com.do
www.glj.com.do
www.cnd.com.do
www.centroleon.org.do
Centro de Atención y Servicio:
Tels. 809-487-3802, 809-487-3803
(desde el interior sin cargos) 1 809-200-3802
centro.atencionalcliente@elj.com.do